Arxivar per Desembre de 2010

El cambio en la Diputación

Más de 120 millones de euros de presupuesto. Esta va a ser cantidad que administre la Diputación Provincial en 2011. Algo más de lo que supuso el primer Plan E para los municipios de Castellón (105 millones). La pregunta que puede formularse cualquier ciudadano es si la cantidad es suficiente o excesiva. Pues depende. De ahí que resulte interesante contrastar y contribuir a explicarle a los 135 municipios de esta provincia si se actúa con eficiencia y responsabilidad o no. Comparar las magnitudes con el fondo local que impulsó el gobierno socialista de España en 2009 puede ayudarnos. Todos los alcaldes, concejales y ciudadanos de esta provincia pueden dar cuenta de los proyectos y obras que se han ejecutado en un solo año por cuenta de las transferencias puntuales de la Administración central.

Comparemos con cualquiera de los 12 meses de los últimos años en todos y cada uno de los municipios y en ese lapso de 365 días. Veamos la sincronía y la foto de conjunto de la provincia transformándose a cuenta del Plan E y confrontemos con la cadencia de la Diputación en el mismo periodo y en todos y cada uno de los municipios. Esta es una fórmula adecuada de medir las cosas. Reparemos en la objetividad, el equilibrio territorial y la agilidad.

El Plan E ha sido un ejemplo de eficacia, solvencia y agilidad sin precedentes en la historia del municipalismo. Los recursos provenientes del Presupuesto General del Estado no hicieron escala técnica ni en la Generalitat ni en la Diputación. La consecuencia es que todos salimos ganando en dinero y tiempo. Tenemos que extraer grandes consecuencias de la experiencia registrada con estos planes especiales de estímulo. Hemos vivido dos pero solo me limitaré a establecer contrastes con la primera anualidad del 2009 porque toda la inversión está liquidada en esta provincia y podemos hablar objetivamente de lo que todos sabemos. Continua llegint ‘El cambio en la Diputación’

Anuncis

Compartir el reto de todos

Acabamos de vivir un fin de semana histórico para Castellón. La llegada de la alta velocidad a nuestro territorio inaugura un tiempo de nuevas y mejores oportunidades para el desarrollo de nuestros municipios, sus ciudadanos y los sectores económicos. Reducir prácticamente en dos horas la conexión entre Castellón y la capital de España constituye un motivo de satisfacción que debemos saber interpretar adecuadamente.

El ferrocarril es la opción preferente y estratégica del Gobierno de España. Nuevas propuestas comerciales, más ofertas, el recorte de los tiempos, mayor seguridad y mayor confort son objetivos estratégicos que agradecen los ciudadanos y los emprendedores. En el tren viajan personas pero también viajan las ideas y las revoluciones. En términos históricos hemos dado un paso hacia la vanguardia y la modernidad. Unir Castellón y el centro peninsular en menos de tres horas puede y debe abrir muchas puertas. Nuestro deber y nuestro desafío como sociedad es convertir este avance en un revulsivo para el turismo, la cultura, el comercio y la eclosión de nuevos proyectos y posibilidades.

Si no lo hacemos nosotros lo harán otros y no podemos permitirnos perder más oportunidades. Continua llegint ‘Compartir el reto de todos’

2 horas y 52 minutos

La semana que viene Castellón experimentará una mejora sustancial en su conexión ferroviaria con Madrid. La llegada de la alta velocidad el día 19 de diciembre del 2010 a la estación de Castellón supone una auténtica revolución en términos de movilidad colectiva sostenible. El Gobierno socialista ha hecho una apuesta decidida por el ferrocarril como medio de transporte estratégico para una sociedad moderna y dinámica.

Mucho se ha discutido sobre los proyectos, las promesas, los olvidos, los presupuestos y todo aquello que gira en torno al caso que se nos hace fuera de la provincia. Se diga lo que se diga, la semana que viene el gobierno de España hará posible que demos un salto hacia adelante en nuestras posibilidades como sociedad abierta al futuro. Llegaremos a la capital de España en dos horas y 52 minutos. Hoy nos cuesta, en el mejor de los casos, casi dos horas más. La reducción del tiempo de conexión resulta francamente extraordinaria. El gran avance, el gran recorte horario, se va a producir ahora. El día que se culmine la nueva plataforma hasta ensamblar con Valencia, la ganancia en tiempo comercial rondará los 20 minutos. De tal forma que no resulta aventurado afirmar que el momento clave en nuestra historia ferroviaria es este. Diciembre del 2010. Continua llegint ‘2 horas y 52 minutos’